thumb1
thumb1

En los jardines de la Biblioteca Nacional, Agüero 2502, se encuentra la Galería de La Recoleta, actualmente bajo la curaduría del critico de are Fermín Fevre que ha seleccionado a Liliana Golubinsky para su muestra inaugural. Galardonada con numerosos premios y distinciones nacionales e internacionales, presenta 30 obras entre acrílicos con técnicas mixtas y dibujos en pastel sobre lino. Su imaginería consiste en citaciones de batallas medievales, de ejércitos bonapartistas a caballo, personajes velazquianos en encuentros también bélicos con jinetes inofensivos montados en caballitos de madera sobre ruedas, valientes gestas criollas, escrituras indescifrables, mapas Fragmentados surcados por ríos. Todo aparece frontalmente, pero no convoca a una narrativa lineal; hay que ir a buscar los elementos que se presentan para tratar de armar el itinerario propuesto que la artista construye, como en literatura, a la manera del fluir de la conciencia. Pero lo importante en esta etapa de Golubinsky, mas allá de su anecdotario identifica torio, se traduce en un dibujo más fluido, en la profundización colorís tica, en la inclusión de elementos que contribuyen a acentuar el carácter lúdico de su obra. Pero esto no es sólo un juego, ya que sus "Imágenes de la memoria" revelan su batalla personal en el campo artístico de la que sale ganadora. Pintura que atrae al contemplador por la sensibilidad que trasciende, por el relato que invita a despertar la imaginación, por el carácter gozoso del que está excluida toda trivialidad. (Clausura el 14 de abril)